Palos flamencos

Los palos del flamenco son cada uno de los estilos de cante de este arte. Existen más de cincuenta y cada estudioso los agrupa de una forma distinta, ya sea por procedencia, según su métrica, si van acompañados o no de guitarra o baile…

Para entenderlos, es importante saber que cada uno de los palos del flamenco tiene una estructura, con una parte fija y con una parte variable (porque en un tablao flamenco puede pasar de todo, y hay que dejar un espacio a la improvisación). Como todos los artistas de un cuadro flamenco conocen esta estructura, todos van “al mismo compás” (nunca mejor dicho).

Palos del flamenco - Cafe_cantante-Sevilla-1885-Foto-EMILIO_BEAUCHY

Un café cantante en Sevilla, allá por 1885.

¿Cuáles son los palos del flamenco más comunes?

Hay tantos palos flamencos, y tan diversos, que es difícil seleccionar solo unos pocos. Nos hemos decantado por los más bailados, aunque existen muchos que no van acompañados de baile.

Alegrías: Su propio nombre lo dice; este es un compás que indica fiesta y alborozo. Su compás es el mismo que el de la soleá, pero va más rápido.

Bulerías: No hay fiesta flamenca que no acabe por bulerías. Es el cante y baile más flexible de los palos del flamenco, y parece ser que proviene de los gitanos de Jerez, en Cádiz. El compás es (otra vez) el mismo que el de la soleá, ¡pero trepidante! Las bulerías transmiten barullo, alboroto… En el caso de que sean bulerías por soleás, el ritmo es más lento.

Fandangos: De origen árabe y portugués, este compás nos recuerda al fado y a la mezcla de culturas. Cada zona ha hecho suyo su propio estilo, y así hoy tenemos los fandangos de Huelva, los fandangos de Málaga (o malagueñas), etc.

Seguiriyas (o seguidillas, según con quién hables): Es un cante lleno de sentimiento, triste y doloroso, el que más nos recuerda al cante hondo. Su baile suele ser muy solemne, sin ornamentos, y muy emocionante.

Sevillanas: Es posiblemente el baile flamenco más extendido; se baila en toda Andalucía y tiene la singularidad de que se danza en parejas. ‘¿Du llú anderstan?’ es posiblemente la frase más escuchada en la Feria de Sevilla. A los extranjeros les encanta que les enseñen a bailar sevillanas, y hay quienes se lanzan ya incluso como profesores.

Soleás o soleares: Se discute si su nombre viene de soledad, o de solear, es decir, ponerse el sol. También es un cante solemne, con sentimiento, y es uno de los pilares de los palos flamencos.

Tangos: Como las soleares, los tangos son uno de los palos del flamenco fundamentales. El baile por tangos es posiblemente el más antiguo, aunque después este palo se haya independizado a solo cante. Aquí es donde un flamenco puede demostrar toda su picardía, su gracia y su salero… ¡Como ya hicieron en Cádiz con el tango de los famosos duros!

Cuando el tango gitano se hace más lento, se vuelve más insinuante si cabe, y entonces toma el nombre de Tiento.

¿Cómo diferenciar los palos del flamenco?

Ay, amigo, aquí está el quid de la cuestión. La mayoría de los palos del flamenco se agrupan en familias, y eso quiere decir que muchos son prácticamente iguales… Solo que no lo son. Y casi siempre depende de dónde se ponga el acento. ¿Te acuerdas del cole, cuando te decían que no es lo mismo ‘ejército’ que ‘ejercitó’?

Para empezar, hay que darse cuenta de la métrica de la canción. ¿Son compases de 12 tiempos, de 4, de 3 o de 2? Ahora, fíjate en el acento musical. Si el compás es de 12, ¿dónde está el ‘golpe’? Según eso puede ser una bulería, una soleá, o incluso una bulería por soleares.

También se pueden diferenciar los palos del flamenco según sus letras y sus estrofas, como hacemos con una poesía.

Por ejemplo, los romances tienen estrofas (que en el cante flamenco se llaman coplas) de tres o cuatro versos octosílabos. Las seguidillas son de tres o cuatro versos pero de cinco y siete sílabas, y siempre riman los versos cortos. Y en el caso de los fandangos, las coplas son de cinco versos, y riman por un lado los pares y por otro los impares.

Mucho nos tememos que para esto no queda otra que entrenar mucho el oído, y poco a poco, irnos atreviendo también con las farrucas, las romeras, los caracoles, el garrotín, las serranas… ¿A qué esperas?

Aprobada la inscripción registral del primer Sindicato Flamenco

Se trata de la primera vez en la historia que el colectivo de personas que trabajan en el flamenco cuenta con un sindicato específico y propio que le dé voz, luche por sus derechos y defienda sus intereses.

 

«Uno de los principales objetivos del sindicato flamenco es la creación de un convenio colectivo específico para la totalidad del sector, ya que a día de hoy no existe»

 

Proceso largo y dificultoso

Unión Flamenca ha celebrado la noticia con entusiasmo, aunque ha informado que “ha sido un proceso largo y muy dificultoso administrativamente hablando”. Según la organización, los principales problemas se han derivado “de una normativa desfasada que no refleja la situación del colectivo de artistas del flamenco”, ya que para constituir una asociación sindical es necesario que sus promotores sean personas asalariadas.

“La gran mayoría del colectivo de artistas del flamenco trabajan en régimen de autónomo o, en caso de hacerlo por cuenta ajena, padecen una constante intermitencia o precariedad que en una situación de pandemia y confinamiento se agrava aún más”, añaden.

 

Objetivo del Sindicato Flamenco

Unión Flamenca ha manifestado que llevan meses asesorando legalmente y protegiendo al colectivo de personas que trabajan en el flamenco a través de un área jurídica que responde a diario por correo electrónico y teléfono las llamadas de multitud de artistas de toda España e incluso de fuera de nuestras fronteras.

“Sabemos que nuestra labor de formación, asesoramiento y defensa de las personas trabajadoras es fundamental, y por ello hemos celebrado las Mesas Sectoriales del Flamenco en Jerez, Málaga, Sevilla, Granada, Madrid y Barcelona, con más de 200 asistentes”, ha indicado José Cepero, director y responsable jurídico de Unión Flamenca.

Uno de los principales objetivos del sindicato flamenco es la creación de un convenio colectivo específico para la totalidad del sector, ya que a día de hoy no existe. “El único convenio que tenemos es el Convenio Colectivo de Sector de salas de fiesta, baile y discotecas que regula los tablaos y deja fuera ámbitos tan importantes como los festivales, las compañías o las academias”, ha explicado Cepero. El abogado ha criticado que este convenio ni siquiera responda a la realidad de los tablaos cuando “en él no aparece la figura del guitarrista ni se especifica la duración o frecuencia de los pases”.

Por todo ello, Unión Flamenca va a seguir trabajando en la elaboración de un convenio colectivo que contemple todos los sectores y especificaciones que abarca la industria del flamenco, porque “mientras no protejamos jurídicamente a las personas que hacen posible el flamenco de poco servirán homenajes o nombramientos de la Unesco”.

La futura Ley del Flamenco de Andalucía reconocerá el papel del pueblo gitano

Durante la celebración del Día de los Gitanos y las Gitanas Andaluces, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, hizo un anuncio que cogió por sorpresa al mundo de lo jondo. Revivió la esperada y futura Ley del Flamenco de Andalucía para decir que «reconocerá expresamente la relevancia del pueblo gitano en su génesis y desarrollo y de la transmisión vivencial gitana como clave de su vitalidad, que le valió su distinción como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad».

«Con este reconocimiento en la Ley de Flamenco de Andalucía, damos cumplimiento a la Declaración Institucional que aprobó el Parlamento andaluz el 30 de octubre de 1996, donde se subrayaba la particularísima aportación de los gitanos y las gitanas andaluces al patrimonio común que constituyen la cultura que hoy nos define», señaló a su vez la consejera.

Para finalizar, Patricia del Pozo destacó también el papel de la cultura flamenca en Andalucía. «Los andaluces reivindicamos con esta celebración la importancia de la Cultura y de nuestra cultura, sabedores de que esta tierra ha ido forjando a lo largo de su historia una robusta y sólida identidad que nos otorga un carácter singular como pueblo, y en el que se reconoce un espacio de encuentro y de diálogo», concluyó del Pozo.

Esta celebración del Día de los Gitanos y las Gitanas Andaluces contó con las intervenciones del director territorial de la Fundación Secretariado Gitano, Juan Manuel Reyes Campos, y de su coordinadora provincial, Antonia Sánchez Franco, quien leyó el manifiesto. El cantaor Pedro El Granaíno cerró el acto con el himno gitano Gelem Gelem.

 

«La Ley del Flamenco reconocerá expresamente la relevancia del pueblo gitano en su génesis y desarrollo y de la transmisión vivencial gitana como clave de su vitalidad, que le valió su distinción como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad»

 

Consejo Asesor del Flamenco

Por otra parte, la propia consejera presidió la reunión del Consejo Asesor del Flamenco antes del citado acto. En esta reunión dio información detallada sobre las distintas iniciativas e inversiones emprendidas por el Instituto Andaluz de Flamenco (IAF), surgidas para ofrecer soporte a los artistas tras la pandemia causada por la Covid-19.

La Consejería de Cultura ha realizado una inversión directa de 2 438 000 euros desde marzo, promoviendo un total de 330 actuaciones en las que han participado alrededor de 1 320 artistas, gracias a ciclos como Flamenco Viene del Sur (140 000 euros), Flamenco Viene del Sur en Gira (108 000 euros) y Lorca y Granada en los jardines del Generalife (525 000 euros).

En cuanto al apoyo económico, se han entregado 455 000 euros en ayudas directas a festivales de pequeño y mediano formato, a la asistencia a festivales y eventos de especial interés cultural, a la producción y creación de espectáculos flamencos y a la promoción del tejido asociativo del flamenco.

Las salas de flamenco afectadas por el cierre o por la modificación de horarios a causa de la pandemia han recibido 148 000 euros. Y también ha querido recordar la consejera de Cultura que en el nuevo Plan de Apoyo a Pymes y Autónomos de la Junta de Andalucía se incluyen cuatro millones de euros para paliar los efectos de la parálisis de actividad en la creación artística y en las actuaciones de artistas y pequeñas empresas de todas las artes escénicas, incluido el flamenco.

Imagen superior: Peña Flamenca Torres Macarena, Sevilla. Foto: perezventana

Fuente: Expoflamenco

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, esta página web le informa, en esta sección, sobre la política de recogida y tratamiento de cookies    Más información
Privacidad